Hola! Soy Jean-Paul...

Y probablemente aún no me conoces...

Déjame llevarte al año 2015…

Vivía en Tenerife, en las Islas Canarias.

Y era propietario de un centro de eventos y restaurante.

Era un negocio de 6 cifras anuales. 

Y tenía el objetivo de llegar a las “famosas” 7 cifras.

Tenía la típica vida de empresario…

Desde fuera, lo que se veía era un negocio muy exitoso

Y una vida "ideal".

Pero desde dentro… la realidad era otra.

Trabajaba 14 horas al día.

Incluso más.

No podía tomar vacaciones ni desconectar. 

Me pasaba todo el tiempo apagando fuegos.

Solucionando problemas.

Batallando con la liquidez…

Y atendiendo a las demandas y peticiones de los demás. 

Y eso pasó factura en mi vida, mi salud y sobre todo... 

Mis relaciones. 

Llegué a un punto donde toqué fondo. 

Mi vida se estaba desintegrando.  

Me sentía atado. 

Atado en una prisión. 

De donde no podía salir...

Llevaba años así.

Con un trabajo que odiaba (pero pagaba las facturas)...

En un lugar que odiaba...

En un entorno que odiaba...

Y rodeado de las personas equivocadas...

Supongo que es lo que te sucede en la vida... 

Cuando “haces lo que debes hacer”.

O peor aún...

Cuando haces lo que otras personas quieren que hagas. 

Y cuando haces eso...

Pues ya sabes...

Vives una vida que no es tu vida. 

Sin motivación. 

Sin propósito. 

Y sobre todo...

Siendo una persona que no quería ser. 

Viviendo una vida que no quería vivir. 

Mi identidad estaba en cuestión. 

Así que un jueves de abril como cualquier otro.

Dije BASTA.

Ese fue el momento exacto donde decidí retomar un viejo sueño que había abandonado.

No era el mejor momento para hacerlo. 

Iba a ser padre en unos meses. 

Tendría que renunciar a mi trabajo. 

Dejar mi empresa (y mis ingresos)...

Eso significaba comenzar desde 0. 

Otra vez. 

Pero... 

Sabía que era AHORA o nunca. 

Y no lo dudé. 

Aunque nunca había estado en un momento de tanta incertidumbre en mi vida. 

Y existía una posibilidad real de perderlo TODO…

Pero era el momento de dejar, de una vez por todas, de repetir los mismos errores del pasado

Porque…

“Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.”

Así que decidí tomar acción de forma masiva. 

Y en menos de un año...

Dejé mi empresa. 

Dejé el lugar donde había nacido. 

Dejé todo aquello que no quería en mi vida. 

Porque sabía que había algo mejor para mi ahí fuera... 

Decidí ir a por ello. 

Lancé mi negocio de coaching…

Poco después me mudé a Madrid. 

Con mi pareja Naira y mi hija Clementine. 

Te puedo asegurar que no fue fácil. 

Cada paso que he dado me ha costado. 

Por cada victoria...

...he tenido al menos tres derrotas. 

Pero hoy puedo declarar que vivo de mis programas y de mi negocio de coaching.

Espera un minuto, Jean-Paul..

¿Cómo conseguiste tus primeros clientes y comenzaste a generar ingresos con tu coaching?

Buena pregunta…👌🏻😁

¿Recuerdas que te dije al principio que ser coach era un viejo sueño que tenía?

En el 2009 me certifiqué cómo coach.

Y ya había intentado dedicarme al coaching en el pasado.

Pero fracasé.

No conseguí generar los ingresos suficientes.

Y tuve que volver a mi antigua situación laboral.

Cometí todos los errores que cometen la mayoría de coaches.

Cuando se certifican y tratan de conseguir clientes.

Así que esta vez hice las cosas de manera diferente.

Necesitaba resultados rápidamente.

Tenía una hija de 1 año y no tenía margen de error.

Así que para acelerar el proceso…

Busqué un mentor que me guiase.

Quería contar con la ayuda de alguien que me mostrase el camino que tenía por delante. 

Que conociese los atajos y cómo sortear los obstáculos. 

De esa manera llegaría a mi destino antes. 

No sentiría la soledad y la incertidumbre que sentí la primera vez.

Y necesitaba alguien que confíase en mí y mis posibilidades.

Incluso más que yo. 

Eso me ayudó a sentirme más seguro y tener más confianza en mí.

El resto lo puse yo…

Con las lecciones que aprendí de mi anterior fracaso con el coaching…

Y con la experiencia en marketing y ventas acumulada a lo largo de los años.

En mis distintos negocios y empresas…

Trabajé duro.

Tuve paciencia y confié en el proceso.

Incluso cuando no tenía nada…

Nunca subestimé la grandeza de mi SER Superior...

Y el plan que tenía para mí.

Conecté con mi energía interior.  

Tomé acción para manifestar mi realidad. 

Seguí adelante.

Paso a paso.

Y cuando necesitaba ayuda... 

Me di el permiso de pedirla a mi mentor.

Y a la comunidad de coaches a la que pertenecía.

A las pocas semanas de comenzar...

Recibí mi primera notificación de pago online.

“Felicidades! Has recibido un pago de 97€”

Comencé a lograr buenos resultados…

Mi mentor se impresionó.

Y decidió contratarme.

Para formar parte de su equipo de mentoring para emprendedores. 

Ayudándoles a aumentar sus ventas y hacer crecer sus negocios.

¡Mi mentor se convirtió en mi primer gran cliente!

Pero eso no era nada. 

Aún me quedaba mucho por hacer. 

Porque sé exactamente donde quiero estar en unos cuantos años... 

Pero yo veo la vida como un camino con distintas etapas...

Y cada etapa que superas te prepara para la siguiente. 

Yo estoy ahora en la etapa número 2 (de 3 etapas totales) de mi vida.

La primera etapa la superé cuando logré vivir completamente del coaching.

¿Cuál es la segunda?

Bien...

Aquí es donde tú entras en mi vida...

Pero antes déjame contarte…   

Justo antes de mudarme a Madrid, participé como formador y coach supervisor.

En un programa de certificación de coaching en Valencia, España.

Pasé diez días con 34 personas que estaban a punto de convertirse en coaches.

Estaban muy ilusionadas y contentas.

Pero también tenían miedo de lanzarse en el mundo del coaching. .

Sentían que aún les faltaba experiencia para ofrecer y cobrar por sus procesos. 

Se interesaron por mi historia. 

Les sorprendió que, hacía muy poco, había lanzado mi negocio. 

Y que ya tenía clientes y generaba ingresos. 

Me hicieron todo tipo de preguntas.

Muchas preguntas.

Me comprometí en crearles un plan de acción. 

Y enseñarles lo que yo estaba haciendo para lograr resultados.

Para poder darles las herramientas y estrategias que necesitaban...

...Diseñé un método y un programa específico para ellos. 

Quería ayudar a esos coaches a lanzar su negocio de coaching.

Y que consigan clientes.

Lo más rápido posible.

Además pensé:

Si yo ayudaba a otros coaches a conseguir clientes...

Para que puedan vivir completamente del coaching...

Entonces...

Estaría ayudando de manera indirecta a transformar la vida de las personas. 

Y esa idea me inspiró. 

Me llenó de motivación.

De ahí nació la idea de Consigue Clientes Ahora.

Admito que tardé menos de 5 minutos en pensar en el nombre.

Ni siquiera quise crear un logotipo.

Eso no era lo importante… 

Lo importante era el contenido que estás viendo ahora.

Y los resultados de los coaches que comencé a acompañar:

De esto trata la segunda etapa de mi vida. 

(Y tú entras en ella.)

Resumiendo…

Quiero ayudar a las personas.

A través del coaching y mentoring.

Y parece ser que lo que enseño funciona.

A mis alumnos le encanta y obtienen resultados.

Me gusta saber que cuando empiezan a conseguir más clientes…

Comienzan a tener la libertad de poder escribir sus propias reglas. 

Teniendo el control absoluto de las decisiones que toman. 

Aumentando la confianza en su coaching.

Y con la seguridad de hacer lo que aman.

Esa es mi visión y misión. 

Además, me siento pleno.

Acompañando a otras personas a transformar sus vidas.

Y poder hacerlo desde donde quiera y cuando quiera. 

Es mi sueño hecho realidad. 

Jean-Paul Pangalos Coach

¿La clave?

Tener un GRAN motivo para hacerlo. 

Es lo que yo llamo tu GRAN PORQUÉ. 

Tu propósito de vida...

La razón por la que haces las cosas. 

Y luego no hay que rendirse NUNCA. 

El fracaso no es una opción. 

Finalmente, busca a personas que ya han logrado lo que tú quieres lograr. 

Conversa con ellas. 

Pasa tiempo y momentos con ellos. 

Forja amistades. 

Y aprende (y modela) todo lo que hacen. 

Hacer esto de manera constante me ha llevado hasta aquí. 😊

De verdad que pienso y siento que…

No es casualidad que estés leyendo esto ahora. 

Tengo la convicción de que la vida te pone delante lo que necesitas. 

Y te presenta a las personas adecuadas cuando precisas. 

Depende de cada uno decidir qué hacer con esas oportunidades. 

Siempre tienes la posibilidad de elegir.

Es el mayor regalo que se nos ha dado. 

Pero también puede jugar en tu contra...

Si no tomas consciencia del poder de tus decisiones. 

Pero si eres coach y estás aquí ahora...

Sé que tienes grandes sueños y una gran pasión por ayudar a las personas. 

Y necesitas aprender a conseguir más clientes de coaching.

Ahora…

¿En qué consiste mi método?

Me centro en una sola cosa al principio…

En conectar con las personas primero.

(Establecer una relación…)

¿Por qué?

Si creas una relación con las personas…

Y te centras en ayudarlas de manera sincera y genuina.

SIN pedir nada a cambio...

Generas un vínculo de confianza.

Y te verán como un referente.

Te posicionan como alguien que les comprende. 

Y que les sirve de apoyo en el area de sus vidas que más lo necesitan. 

Esto sucede cuando lo haces con amor y respeto. 

Porque nunca venderás nada si no generas una relación de confianza y respeto primero.

Nunca olvides eso.

Así que...

¿Estás dispuesto a ayudar, aportar valor y acompañar a las personas ANTES de que te paguen por tu coaching?

Piénsalo bien...

Por qué yo sí.

El juego es sencillo.

Si yo trabajo duro para darte mucho valor... Y te demuestro que de verdad me importas...

También te importaré y comenzarás a hacer lo mismo de vuelta. 🤗

Cuando pones a las personas primero y te centras en crear relaciones de confianza y respeto, las ventas llegarán después...

Es inevitable.

Ahora déjame enseñarte cómo hacerlo...